John Waters: Trash, asesinatos y coprofagia

Con esta escena John Waters se coronó como rey del cine trash, allá por principios de los 70. Y todavía hoy, nadie ha logrado arrebatarle el título, y muy pocos se han acercado a su nivel de perversión. Con su filmografía, John Waters se ha convertido en un experto del buen gusto por el mal gusto. Y aunque después del mítico travelo Divine, ha rodado con Johnny Depp, Kathleen Turner, Melanie Griffith, Stephen Dorff, Chris Isaak, Cristina Ricci, sus películas siempre han conservado su espíritu underground y políticamente incorrecto.

Obsesionado con su barrio de nacimiento, Baltimore (TODAS sus películas suceden en ese barrio), siempre lo retrata bajo su peculiar punto de vista, reflejando a familias en apariencia perfectas y típicas americanas que viven en apartamentos de dos plantas y jardín, pero realmente todos sus miembros están mal de la cabeza y cada cual tiene una tara aún más bizarra.

John Waters se ríe del sueño americano y de la sociedad puritana, haciendo apología de la autenticidad y de la personalidad frente al pensamiento único.

En homenaje a este genio de la comedia freak, vamos a hacer un repaso de toda su filmografía:

Comenzó con cortometrajes y mediometrajes realizados en 8 mm o cuando había suerte y $ en 16 mm. Sus primeras obras eran simples diversiones rodadas con sus amigos freaks del barrio (travelos, yonkis, hippies, maricones y demás personajes), se echaban unas risas rodándolo y luego lo proyectaban en el barrio, alquilando iglesias para tal fin. Imagino que el cura no estaría presente en las proyecciones, porque si no les hubiera sacado a hostias (y no de las de comulgar precisamente). Fue su etapa de aprendizaje y, entre que la calidad de la imagen está deteriorada en las copias que de milagro se pueden encontrar en la red, y que tampoco son filmaciones que estén muy allá, tampoco es imprescindible ver estos experimentos, ya que sinceramente son un poco infumables. Solo para los muy fans.

Foto inédita ¡John Waters de joven!

1969 Mondo Trasho

Otra de sus obras de aprendizaje, donde Waters ya va definiendo su estilo, combinando estética de la América idílica de los años 50 con personajes chiflados y totalmente perturbados. Asesinos, travelos y demás fauna freak. No recuerdo mucho de su visionado, ya que la calidad de la copia que encontré por internet era pésima,  pero sí recuerdo gratamente una banda sonora llena de temazos punk y rock: Iggy Pop y cosas así. Tampoco es un imprescindible en la filmografía de John Waters, a no ser que seas coleccionista acérrimo del director, recomiendo pasar directamente a su obra maestra:

1972 Pink Flamingos

La película más obscena de la historia. Trata de dos familias, a cada cual más decadente: una está encabezada por Divine y otra por unos jipis locos (al estilo de la familia de Charles Manson). Divine posee el título de “persona más inmunda del mundo” y los jipis locos se lo quieren robar, haciendo todo tipo de actos repugnantes para aparecer en la prensa mencionados como tales. La peli es un desfile de freaks, y de situaciones grotescas (la madre obesa de Divine no puede parar de engullir huevos duros, los jipis locos roban bebés para vendérselos a parejas de lesbianas…). El desfase va in crescendo hasta culminar en la famosa escena final.

Está rodada con cuatro duros, en 16 mm, cámara en mano y prácticamente en planos secuencia (sin parar de usar el zoom de aquí pallá), dándole un aspecto casero y documental.

Esta película es un clásico del cine, si no la has visto, ya tardas.

1974 Cosa de hembras

La verdad no recuerdo gran cosa sobre esta, solo que la copia de la película encontrada por la red no era muy buena. A ver si encuentro una copia decente y la revisiono.

1977 Desperate Living

Una de las películas más desfasadas de Waters, lo cual es mucho decir.

La trama trata de una señora loca, que con ayuda de su criada negra y obesa, mata a su marido (la criada se le sienta encima, aplastándole) y se ve obligada a huir de la comodidad de su casa, perseguida por la policía, y alojarse en una ciudad de las afueras formada por chabolas, donde habita lo más bajo de la sociedad, y donde gobierna todo una reina tirana, una vieja gorda que está rodeada de esclavos sexuales.

Una auténtica comedia freak, donde Waters comenzó a cuidar un poco más los planos que en sus anteriores películas, aunque sin salirse todavía del cine underground más puro.

1981 Polyester

Aquí John Waters hizo una comedia técnicamente más currada. Abandonó del todo el uso contínuo de la cámara en mano y comenzó a cuidar los planos y la fotografía con un resultado técnicamente profesional. A pesar de estéticamente abandonar el cine underground, su trama sigue encajando en el género, como veréis en su sinopsis: “Francine Fishpaw (interpretada por Divine) es una mujer metabólicamente equilibrada. Pesa 120 kilos, está casada con un honrado exhibidor cinematográfico, Elmer cuyo cine proyecta las películas más explícitamente pornográficas del continente, ante las continuas protestas del vecindario, y tiene dos hijos que no tienen más problemas que los propios de su edad: Dexter, drogadicto y maníaco sexual, y su dulce hermana Lu-Lu, ninfómana y novia de un punkie. En este modélico hogar, los acontecimientos se precipitan.”

A destacar el invento revolucionario del “olorama”, que aportaba una dimensión más a la película sin necesidad de gafas 3D. Al principio de la película sale un doctor explicando en qué consiste: a los espectadores se les repartía tarjetas con diferentes cuadraditos, en cada uno de ellos, había un olor diferente y, cuando la película lo señalase, tenían que rascar el cuadradito correspondiente y oler su fragancia, que se correspondería con la imagen en pantalla. Como pueden imaginar, tratándose de Waters no todos los olores eran agradables.

1988 Hairspray, fiebre de los 60

Última película que haría con Divine, ya que ésta falleció poco después, a los 42 años, mientras dormía, por una apnea debida a su obesidad.

En esta ocasión John Waters ambienta su película en los años 60 y hace una comedia musical un poco más comercial que sus anteriores películas (¡aunque eso no era muy difícil!). La trama, los personajes y las situaciones no son tan desfasados; incluso hace poco hicieron un remake con John Travolta haciendo el papel de Divine.

En fin, a mí me parece de sus películas más flojas.

1990 Cry Baby – El lágrima

Protagonizada por Johnny Depp, esta película trata de un rockero, un joven rebelde de los años 50, que lucha con bandas rivales y por el amor de la chica que quiere conquistar. Es una parodia de Grease, las películas de Elvis y otras como “Rebelde sin causa”. En la película aparecen también Iggy Pop y la actriz porno Traci Lords, como miembros de la familia del protagonista.

Tampoco es precisamente de sus películas más desfasadas, pero es divertida y tiene buenas canciones rockabilly.

1994 Los asesinatos de mamá

Una de sus mejores películas, con un humor negro y una ironía brillantes. La películas está protagonizada por una madre de familia en apariencia perfecta, aunque en realidad esconda una psicópata en su interior que asesina a vecinos, amigos y profesores a la mínima. Magistralmente interpretada por Kathleen Turner, esta adorable psicópata es responsable de algunos de los momentos más graciosos de la filmografía de Waters. Si te gusta el humor negro te lo pasarás de lo lindo.

1998 Pecker

La historia de un chaval adolescente aficionado a la fotografía, cuyo objetivo es convertirse en fotógrafo profesional, da a John Waters otra buena excusa para hacer una comedia llena de personajes alocados y pintorescos. Muy divertida, y con la estupenda presencia de Christina Ricci como novia del protagonista.

2000 Cecil B. Demente

Un grupo de jóvenes cineastas con mucha pasión por hacer películas, pero sin un duro, encabezados por Stephen Dorff, deciden raptar a una famosa estrella de cine (Melanie Griffith) para obligarla a protagonizar su película de bajo presupuesto. De sus mejores películas y un homenaje al cine amateur.

Como curiosidad, cada uno de los integrantes del grupo lleva un tatuaje de un director independiente. Uno de ellos lleva un tatuaje de Almodóvar. Esto revela que tanto John Waters como Almodóvar son fans mutuos, como bien se intuye en las primeras películas de Almodóvar, que eran trash puro (la lluvia dorada de Alaska en “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón” es una escena de evidente inspiración watersiana).

Otra curiosidad: en el 2000 salió también la película española “Obra Maestra“, dirigida por David Trueba, que también trata el tema de unos cineastas amateur (Santiago Segura y Pablo Carbonell) que raptan a una actriz famosa (Ariadna Gil) para obligarla a rodar su cutre película. ¿Plagio? ¿Casualidad temática? Todo indica a lo segundo, ya que las películas salieron el mismo año con muy poco tiempo de diferencia entre el estreno de una y otra, con lo cual haría imposible que David Trueba (o John Waters, jajajjaa) hubieran visto antes la película del otro, y hubieran escrito el guión, rodado y distribuido en tiempo récord. De todas formas, la casualidad se queda en la sinopsis principal y las dos películas son muy disfrutables, especialmente la de Waters.

2004 Los sexoadictos
John Waters, quizás inspirado por los modernos desfases de Jackass, vuelve a sus antiguos fueros de personajes bizarros y una trama basada en una transgresión tras otra, a cada cual mayor. Como en los viejos tiempos. La referencia a Jackass no es gratuita, pues Johnny Knoxville es uno de los protagonistas de la película (y a su vez, más tarde John Waters haría cameos en las películas de Jackass).

A destacar la escena del cameo de David Hasselhof:

No me digan que no es una genialidad. Grande David Hasselhoff (hay que tener cojones para prestarse a protagonizar una escena así) y enorme John Waters.

Y con este completo repaso a las impactantes películas de este gran hombre de Baltimore, termina nuestro Especial John Waters. Espero que lo hayan disfrutado y, si no han visto algunas de las joyas aquí nombradas, le animo a hacerlo. Eso sí, si tienen estómago, sentido del humor y mucho buen gusto por el mal gusto.

“Durante años, si un espectador vomitaba viendo una de mis películas, yo lo interpretaba como una ovación”

-John Waters-

Un comentario en “John Waters: Trash, asesinatos y coprofagia

  1. Pingback: Repaso amorfiano al 2011 « AMORFOS FILMS.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s